Serpientes y Escaleras en la semana MACO ¿qué podremos esperar?

En Artículos por Susan Crowley

En una semana como la primera de febrero, cada año, desde hace 15, lo más afamado, granado, criticado, costoso, admirado y deseado (claro, no olvidar lo más importante) del arte se reúne para la gran fiesta MACO (que viene siendo como burning man o la peregrinación a Tierra Santa pero del arte contemporáneo en México).

A pesar de las opiniones encontradas y de que cada quien cuenta la historia según la vive, quienes han transitado dentro del mundo del arte saben que es muy similar a aquel juego de mesa “Serpientes y Escaleras”. Para los fanáticos del tetrix y sus derivados, es muy sencillo: un juego con muchos cuadritos y con imágenes súper anticuadas. En él, unos ganan y otros pierden, unos suben y otros bajan, todo a merced de la suerte de los dados. Hay quienes avanzan varias casillas en un solo tiro y otros tienen que regresar hasta el principio o pierden algunos turnos. Si deseas que tu entrada al mundo del arte sea triunfal y segura, y que esta “semana MACO” te deje ver y hasta lucirte en el nivel de “los que sabemos” apréndete estas definiciones y practica con ellas; conocerlas te hará un maestro del juego o por lo menos un jugador más aventajado y a la altura de tus adversarios.

Sepas o no, compres o no, esta semana es un verdadero reto a la sensibilidad, ¿cómo sobrevivir? Aquí va una guía que ofrece algunas salidas dignas. Lo primero que hay que saber es que no solo es MACO, ahora existen otras opciones novedosas y simultáneas, como MaterialArt Fair que es una belleza simplemente por la espectacular estructura arquitectónica montada en el frontón México o Arte Diez y eventos expositivos increíbles como Gabriel de la Mora en Proyectos Monclova, José Dávila en OMR y Pedro Reyes en Galería Labor. Tal vez lo más destacable sea la presencia del artista Sean Scully en la Cuadra de San Cristóbal, uno de los espacios sin tiempo del gran Barragán; también estará el Salón Acme, más lo que ocurra en cada una de las galerías, museos de la ciudad, cocteles, fiestas, openings, todos los matices del reventón, lo que se te ocurra pues. ¡Es increíble la oferta tan amplía! Pero puede suceder que sea tanto en tan poco tiempo que termines por renunciar a todo, sentarte en la sala de tu casa con los tacones a un lado y palomear todo lo que te perdiste.

Empecemos pues.

¿Qué es una feria de arte contemporáneo? Digamos que es lo mismo que una del caballo, del zapato o del vestido, pero en este caso se trata de arte, siempre y cuando rebase más menos la década de los años sesenta. Por esta razón no será fácil encontrar expresiones con las que nos sintamos cómodos; más bien, una feria de arte contemporáneo se dedica a exhibir las experimentaciones a partir del conceptualismo, pasando por el arte objeto y las alternativas posteriores, (quizá no conozcas algunas de éstas): video, crítica institucional en forma de archivos, registro o memoria; fotografía; performance; instalaciones o residuos; arte sonoro o de luz; arte de la nada (esto es una broma, pero puede llegar a suceder); hibridaciones, todas. Una feria es un espacio de venta cerrado en el que, una a una, se enfilan todas las galerías que participan: al centro las blue chip (que son muy importantes, y te ves muy bien diciéndolo); las nuevas propuestas a un lado y atrás, muy atrás (para que te tomes el esfuerzo de llegar hasta allá), la llamada Maco Sur, en la cual podremos apreciar con más detalle el trabajo de ciertos artistas elegidos por curadores y bajo la representación de una galería. Este año esta increíble, se voló la barda la curadora Kiki Mazzucchelli eligiendo trabajos de primera. Y muy, muy hasta el final, Simple, curada con gran inteligencia por Humberto Moro. Esta parte junto con nuevas propuestas son espacios que te permiten conocer más profundamente el trabajo de jóvenes creadores llenos de ideas e iniciativa. Vale la pena tomarse un tiempo para escuchar de qué va cada proyecto e interiorizarse en la vida y la búsqueda del artista. Si entendiste que esto y mucho más puede ocurrir en esta semana, puedes tirar los dados dos veces.

¿El concepto?, el arte es un ámbito conformado por una serie de entramados sociales, personajes e ideas flotando en el aire. Se parece mucho al círculo de la vida en donde los fuertes se comen a los débiles y todos hacen lo posible por sobrevivir, es como una gran familia (¡ja!), en la cual todos están conectados con todos, todos deben jugar el juego, no todos tienen que estar de acuerdo pero todos deben ser políticamente correctos. Si entiendes esto puedes avanzar una casilla, si no, deja pasar un turno.

Escucharás que el arte es: lo mejor del ser humano, la creación, la muerte y la vida de una obra o un movimiento, el surgimiento de una nueva técnica, la exaltación de los sentidos delante de una experiencia estética, el éxtasis y la tragedia, el dolor y la pasión, la constante exposición del poder de la imaginación, la irreductible glorificación del creador. ¡Dios mío, es demasiado lo que pasa aquí! Si todo esto te sonó familiar, ¡felicidades! ya llegaste a la meta. Por favor no le cuentes a nadie lo que sabes, tú tienes el secreto (y es probable que no estés leyendo esto porque ya no necesitas consejos).

Es importante saber que los sitios para el arte son muchos: una plaza, la televisión, el celular, el iPad, una cama, la estufa, el congelador, un mingitorio, una taza, la regadera, una maceta, el vuelo de una mosca, el vacío, la cumbre más elevada, la profundidad del océano, una iglesia, un antro. Pero también pueden ser galerías, museos, ferias, exposiciones universales, bienales, Documenta, Manifiesta, más lo que se acumule en la semana. Si captas la noción de que el arte, como Dios, es omnipresente, te toca un descanso merecido, deja pasar un turno.

¿Los sujetos?, hombres y mujeres de todas las preferencias (algunas que quizás desconozcas). Distintas razas y clases, inscritos en todo tipo de causas e indefinidos por naturaleza; eso sí, siempre y cuando sean artistas. Que si saben el secreto, juegan a ocultarlo y que si no lo saben hagan como que sí. Que manifiesten con certeza y hablen fuerte acerca de sus ideas y sueños como si se tratara de leyes irrefutables. Si conoces a más de tres de estos sujetos puedes tirar los dados dos veces.

¿Los interventores?, se hacen llamar dealers, consultores o asesores. Todos son opinólogos, también los hay de todas las preferencias, son guapos e interesantes (lo segundo más importante que lo primero). Ellas saben caminar con tacones en una feria sin parecer torturadas, ellos seducen en un instante a la furtiva compradora haciéndola sentir Salma. Muy importante, que puedan memorizar más de tres nombres del top ten de Art Forum: Ai Weiwei, (sí, como ay güey güey y que por cierto anda por aquí en México), Koons, Hirst, Marina, Yayoi, Bill, Orozco, Serra, Prince, falta uno, te lo dejamos de colchón por si quieres poner que es tu primo que pinta unas marinas rete bonitas.

¿Los galeristas?, desde Gagosian, Lyson, Houser & Wirth, Zwirner, hasta los nacionales Kurimanzutos, OMRs, Monclova, Gagas. Y la lista crece en cantidades cada año, ¿debemos temer que lleguen a existir más galerías y empleados de las mismas que artistas?

¿Los curadores?, cada año como por decenas los nuevos genios, los que guardan el secreto de la autoridad en la materia, los que invaden el mundo del arte sin justificación. No, olvídalo, una chica con buen gusto y que es decoradora de interiores y un amanerado sin ser necesariamente gay y que critica sin parar, no son necesariamente curadores. Patrick, Michel, Cuauhtémoc, Sol, Santamarina, los que se te ocurran que todo el mundo conozca. Bueno, si ubicas estos nombres está increíble. En caso de que necesites buscar en Google quién es quién, quédate sin jugar tres turnos en lo que los memorizas.

¿Los atributos?, leer una vez por semana ArtCy, checar la crítica de la revista código de este mes, tener muchos Farenheits (la revista) apilados en el baño de visitas, escuchar el playlist de spotify del Dr. Lakra. Saberse al dedillo la historia de Banksy que no, no es el líder de Massive Attack como dicen algunas teorías actuales y tampoco se llama “Bansky”, ¡por favor! Vas por buen camino, avanza el doble de lo que marquen los dados en este turno.

¿Los términos?: Expertise, dislocación, problematizar, contexto, Manifesto, (antes era manifiesto pero con la película de Cate Blanchett ya todo el mundo dice Manifesto); apropiación, simulación, espíritu, radical, legitimar, influyente, posmodernidad o cualquier “pos”, neo barroco o cualquier “neo”, y si puedes agregar un “medaidéeeentico”. Cualquiera de estas expresiones se oirá bien, pero lo de “al final del día” ya no lo digas por favor, se escucha fatal, sobre todo cuando entra como muletilla cada dos por tres. Avanza una casilla, por cada una que sepas definir sin tartamudear.

Es un hecho, la actitud lo es todo, tienes que entrar al juego de las apariencias, no es un tema a discutir. Mirada afinada hacia ningún lado, por si conviene o no saludar al que se aproxima o de plano no entendiste la obra. Silencio sepulcral ante cualquier adjetivación que rebase un ¡uf!¡ Nunca cool ni wow para el arte, por favor! No son ni relojes ni coches. Si tienes todo esto dominado, eres un verdadero as del juego, tu actitud merece 5 casillas.

¿La Moda?, lentes con marcos anchos para ocultar la criticadera. Ser miope es lo de hoy, los lentes dan un look muy apreciable. Negro básico en todas las prendas. Tacón gigante o zapato chato, muy chato y tres números grande; ¡ah! y de charol de un color que cause angustia. Colita de caballo o fleco de nerd si eres mujer. Barba y bigote desalineado pero arreglado y solamente rebasado por el millón de tatuajes que juras llevas años haciéndote, si estos son del Fraktal mejor, eres una pieza de arte con patas. Pero, ¿qué crees? esta no vale porque no todo es el look, hay que echarle un poco de contenido. Así que dejas pasar un turno.

Si no estás listo para comentar la participación de Manuel Solano en la trienal del New Museum, no estás en onda. Te detenemos una casilla para que te enteres: Artista mexicano, con SIDA, transgénero y ciego, ahora elegido dentro de esta trienal que es una de las más importantes del mundo, ¿razón suficiente para tener una obra suya? Tal vez hasta hace una semana, no. Hoy, fundamental para quienes están metidos en eso de la lucha por la igualdad y la inclusión de minorías que es lo último de lo último en el arte.

¿Las frases?, leí tu ensayo, me parece in-cre —pausa prolongada— í-ble, ¿no fuiste a lo de Bruce?, lo último de Pedro es de morir, ¿aún no vas a ver lo de José Dávila? me tiene en éxtasis, yo cené con él y es tan sexy, ¿no estuviste en la fiesta de MACO?, no, yo fui a lo de Acme, estuvo de no mames; ¿te gusto la expo de Guillermo? es lo máximo, lo mejor es un artista chavito, se llama Dennis Miranda, es tan desmedidamente ¡fascinante!.

Perfecto. Ya casi estas en la meta, tus adversarios te detestan pero aseguran que te admiran, no te falta nada para llegar, el odio de los demás te mantiene arriba, estás perdiendo el aliento, volaste muy cerca del sol, estas tan elevado y te la crees mucho, te mareaste en un ladrillo, ¡chin! Caes al inicio del juego de nuevo para que practiques la humildad.

Te deseamos más suerte en la próxima feria.

Por Susan Crowley
Fuente: Sin Embargo

 

@suscrowley