Mujeres en el arte

En Artículos por Susan Crowley

Aunque parezca que los temas relativos al feminismo ya están demasiados vistos y a veces hasta lucen como parte de una vieja historia de lucha y liberación. Hoy, gracias a las desagradables, inoportunas y corrientes declaraciones del señor Trump con respecto a la mujer (y que coinciden con las de otros hombres por cierto), queremos rendir un homenaje a algunas de las artistas que jugaron un papel fundamental para transformar los criterios y abrir un campo igualitario de oportunidad para la mujer. Las llamaremos “las diosas contemporáneas” ya que han sido verdaderas guerreras dispuestas ha sacrificarlo todo, peleando siempre por los derechos de su género.

Una diosa oriental, Yoko Ono. Y no, no es la maldita china que separó a lo Beatles al atrapar al Jesucristo de los sesenta, John Lennon. Ni maldita, ni china: era japonesa y también una gran artista. Enamoró a John abriéndole un universo diferente al de la frívola fama del Pop: el de la creación y la ruptura de esquemas, incluso el de la lucha por la paz entre todos los seres humanos a través del arte. Muchos opinan que Yoko no era nadie y que saltó a la fama gracias a John, pero la realidad es que cuando se conocieron ya era una artista consolidada (había participado con el grupo Fluxus y era muy cercana, nada más y nada menos, que John Cage y su grupo de conceptualistas neoyorkinos), viajaba constantemente entre Nueva York y Londres realizando actos performáticos. Durante Cut Piece —quizá su trabajo más reconocido— conoció a John y él quedó enganchado a primera vista. En la vitrina de la galería, como si se tratara de un objeto a la venta, Yoko Ono estaba hincada frente al público —en su mayoría hombres—, permanecía impávida, sin una gota de maquillaje (contrario a las glamorosas mujeres que frecuentaba John). Llevaba un sencillo vestido de paño gris y ofrecía en sus manos unas tijeras al público; uno de ellos cortó la ropa interior de la artista dejándola totalmente expuesta. ¿Cuál era el sentido de esta práctica? Entre muchas otras cosas, mostrar al mundo la vulnerabilidad femenina en manos de un mundo controlado por los agresivos hombres. Era apenas 1965.