Cita como los famosos

En Artículos por Susan Crowley

No. Ya no es necesario pasar años desgastándose en doctorados mientras los ojos se acaban al ritmo que lees ensayo tras ensayo escrito con fuente helvética 10. Tampoco hay que machacarse el cerebro con un críptico lenguaje del filósofo de moda al que no se le entiende nada —porque, en realidad, no dice nada.

Si uno tiene frescas ciertas frases atinadas, el reconocimiento en el cerrado mundo del arte será inmediato. Citar a un autor lleno de equívocos, especulaciones y palabrejas, en el momento preciso, con la audiencia adecuada, pronunciado con cierta cadenza, harán que tu puntaje para ascender al Olimpo contemporáneo aumente considerablemente. Por esta razón te presentamos algunas de las frases más banalmente profundas para que te luzcas y quedes como un auténtico ente contemporáneo

 “Todo puede ser arte, cualquier objeto, pero no todo es arte”

¿Quién? ¿cómo? ¿cuándo? No importa, sólo es cuestión de pronunciar el nombre Marcel (así, sin apellido por favor, no pierdas tiempo en decirlo completo, todo el mundo asume que hablas de Duchamp). Invócalo con desdén, mientras cierras los ojos y miras hacia el techo (lento y en silencio) eso quiere decir: qué flojera me das.

“El arte contra el status que lo sostuvo”

Frase atribuida a muchos cuyo destino es incierto, pero que ayuda mucho en caso de que te encuentres con un académico. Úsala categóricamente, si puedes acabar con un determinante piriod en inglés, serás tomado en cuenta como todo un connoseur, en francés.

“El arte contemporáneo no se reduce a definiciones”

¿Qué más quieres? Esta joya es prácticamente irrefutable. Si te interrogan acerca de su origen, balbucea un nombre ininteligible y cambia la conversación.

“Es evidente que ya nada en el arte es evidente”

Theodor Adorno lo dijo puntualmente y, si lo dice Theodor, ni como discutirle. ¡Ah!, eso si, cuando disparas un tiro de tal envergadura, no dejes de citarlo; de lo contrario quedarás como un perfecto imbécil tratando de justificar lo injustificable.

“La obra de arte está viva en cuanto que habla de sí misma” Citar a Walter Benjamín y su soberbio testimonio es fundamental.

Nota: hay que pronunciar su nombre como “Valter” y luego “Benyyáamin” acentuando la á, con una dulce “y” alargada; no temas sonar sensual, el mundo del arte es una constante provocación a la cachondería. Quien quita y hasta ligas un martini.

“Los juicios de valores reducen la idea del arte. Hoy habrá que preguntar y propiciar la reflexión”

Otra frase huérfana que no deja de ser contundente, no es tan fácil sacarla dentro de una conversación regular, pero siempre tenla a la mano.

“El arte es como nosotros mismos: un espejo en el que nos vemos, nos conocemos”

Perdón pero ahora sí, es hora de visitar al cirujano plástico. Si no entendiste bien, vuelve a leer la cita hasta que lo entiendas y entonces sí, haz cita en el quirófano.

“El arte de ahora sugiere, no reduce. Apunta, no revela”

Eso ya es abusar de la retórica.

“El arte contemporáneo es ambiguo, ecléctico, es reflejo y origen, por eso no tiene que ser original. Muestra y oculta y le da un sentido al mundo, lo diferencia, lo significa”.

Con esta joya te dejamos volar libre al viento

*Nota del equipo de Gabinete:

Abrimos un buzón de quejas y, ante la saturación de demandas, hemos pensado en abrir de plano una página completa mentadas.com y un área de kick boxing cuyo punching bag será el tiburón inflable de Damien Hirst (antes de que se descomponga) con la sangre que se riegue, haremos una instalación a lo Margolles, va a estar bueno!

Atentamente, la gerencia